¡¡Cuidado, DISFAGIA!!

La deglución (acto de tragar) es una acción motora automática que tiene como objetivo transportar el bolo alimenticio (la comida) de la boca al estómago, con la coordinación neuromuscular de los componentes de la cavidad bucal, faringe, laringe y esófago.

Durante el trago, se produce una interrupción breve de la respiración, por lo que la deglución es una función compleja que requiere gran cantidad de estructuras anatómicas y una coordinación perfecta entre ellas. Cuando se produce un fallo a lo largo de este proceso, se denomina disfagia orofaríngea (DO). Esto ocurre cuando existe un desorden en la coordinación de los movimientos implicados en el trago ya sea por alteración neurológica o estructural, existiendo así un riesgo de penetración o aspiración, que pone en riesgo la vida del paciente.

b2ap3_thumbnail_disfagia1.jpgCuando la deglución no se realiza correctamente, instaurándose una disfagia, pueden existir complicaciones como: disminución del reflejo de tos, neumonías por aspiración, deshidratación y desnutrición. La disfagia puede estar causada por un desorden en el Sistema Nervioso Central (Ictus, ACV, parkinson, Alzheimer, esclerosis múltiple, ELA, parálisis...), o por alteraciones en las estructuras anatómicas necesarias para realizar una deglución segura (inflamaciones, tumores...), por la toma de ciertos medicamentos o sustancias nocivas (sedativos, antiepilépticos, corticoesteroides...), o, simplemente, debido al proceso de envejecimiento de estructuras: disminución de fuerza muscular y sensibilidad, o como manifestación a cuadros ansiosos o depresivos. Alrededor de un 40% de la tercera edad presenta un grado de disfagia y la inmensa mayoría no están diagnosticados.

Son variados los síntomas o signos de alerta que podemos observar cuando una persona muestra disfagia. Algunos de ellos, y que nos permiten afirmar la existencia de DO son: negativa a la hora de comer, rechazo a ciertos alimentos, babeo, degluciones muy lentas y restos de alimentos en boca, sensación de atasco o atragantamiento, tos durante las comidas (especialmente en los líquidos)... Cuando observamos algunos de estos síntomas y tenemos una leve sospecha de la existencia de disfagia, es conveniente acudir a profesionales cualificados, conocedores de su tratamiento y que puedan asesorar a la persona y su familia para hacer el momento de las comidas ameno, eficaz y, sobre todo, seguro.

El logopeda debe hacer una evaluación directa e indirecta de la deglución, observar posibles síntomas como: tos, carraspeo, apnea, calidad vocal "húmeda", saturación de oxígeno... y determinar qué estrategias debemos ofrecer al paciente y a su familia para proporcionar, en consecuencia, la mejor calidad de vida al paciente.

Debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos para que el paciente pueda alimentarse por vía oral el mayor tiempo posible, evitando, siempre que sea viable y sin riesgo para la salud, que se instaure una sonda nasogástrica o gastrostomía endoscópica percutánea (PEG).

El logopeda trabajará con el paciente técnicas de estimulación de musculatura, movilidad, motricidad y tonicidad

b2ap3_thumbnail_disfagia2.jpgmuscular, realizará una terapia directa (siempre y cuando no exista riesgo grave de aspiración), utilizando para ello las consistencias, texturas y volúmenes más seguras para el paciente (como espesantes, gelatinas, espumas...) y maniobras de protección de vías aéreas y de posturas de cabeza que facilitarán una deglución segura. Asimismo, replanteará la forma de presentación de los alimentos y hará una adaptación de los mismos.

Todo este trabajo deberá llevarse y mantenerse, finalmente, en los contextos del paciente: en su casa y con su familia o en el centro geriátrico en el que se encuentre y con sus cuidadores. No debemos olvidar que la disfagia puede perjudicar gravemente la calidad de vida de los pacientes que la tengan, así como a las personas de su entorno.

"La Disfagia Orofaríngea es un cuadro clínico con una alta prevalencia en personas de edad avanzada, y puede afectar hasta al 30-40% de la población de más de 65 años" (Clavé, 2011).

Convenios con Universidades

UCLM - Universidad de Castilla La Mancha viu - Universidad Internacional de Valencia Universidad Complutense de Madrid

Colaboración con Asociaciones

Atelcu - Asoc. de Trastorno Específico de Lenguaje y otros trastornos del desarrollo de Cuenca
 
AFANION - Asociación Niños con Cáncer 

Contáctanos

Contacto con Alpadif Albacete

Síguenos en redes sociales

ALPADIF ALBACETE - Copyright © 2020 - Todos los derechos reservados